Big Data y Smart Data: motores de crecimiento para las estrategias de marketing

11 Abril

Mar Catalán

Categoría: Datos

Actualmente contamos con una enorme y creciente cantidad de datos, que no pueden ser procesados por las herramientas tradicionales de gestión de bases de datos.
Basado en las nuevas tecnologías, el Big Data permite proporcionar información a partir de todos los datos disponibles en muy poco tiempo.

La llegada del Big Data ha marcado el inicio de una nueva era para un gran número de empresas con muchos datos y ha trastocado notablemente las estrategias de marketing.

¿Cómo explotar todo el potencial de los datos?

Smart Data se traduce como “datos inteligentes” y es una extensión del Big Data, que permite satisfacer la necesidad de procesar este volumen exponencial de datos. Consiste en extraer la información más relevante de los datos, destinada a realizar operaciones de marketing. Gracias al Smart Data,los datos se han vuelto accionables.

Hoy en día, las empresas quieren captar y almacenar la mayor cantidad de datos posible porque, lógicamente, cuanto más tienes, obtienes información más precisa, que es la clave para la toma de decisiones de negocios.

Pero las fuentes se multiplican y crecen constantemente (datos digitales, objetos conectados, etc.), y por ello es cada vez es más urgente reflexionar sobre la finalidad de la recogida de datos y el uso que se va a hacer, para no embarcarse en proyectos demasiado complejos que terminan en fracaso.

Priorizar calidad sobre cantidad

Además de las restricciones técnicas y presupuestarias de cada empresa, los límites legales (GDPR, por ejemplo), éticos y ahora ambientales (el almacenamiento de datos es un importante productor de CO2) deben ser tenidos en cuenta a la hora de plantearse la recopilación y uso de datos. 

Si a priori puede parecer que lo mejor es recopilar la mayor cantidad de datos posible para ser más exhaustivo, lo ideal es centrarse en los más importantes para satisfacer las necesidades específicas de negocio. Esto permite trabajar más en profundidad en lo que realmente va a crear valor.

Además de que la pérdida que supone para el análisis y predicción es mínima y permite a tu empresa llevar a cabo prácticas más eco-responsables.

El desafío radica en la calidad y el uso adecuado de los datos, y no tanto en la cantidad de datos recopilados. El objetivo debe ser poder extraer toda la información necesaria para alimentar las herramientas dedicadas a tus operaciones de marketing. 

 

En conclusión, para que una empresa llegue a ser realmente data-driven y para que las decisiones estratégicas de marketing sean impulsadas por los datos, debes ser capaz de saber cuáles son los datos clave para tul negocio y después clasificarlos, transformarlos e interpretarlos de forma adecuada.