Entregabilidad: garantizar una comunicación fluida con tus clientes

21 Abril

Como ya sabes, la entregabilidad es el principio según el cual los mensajes llegan correctamente a la bandeja de entrada del destinatario. Y es un indicador que hay que monitorizar siempre de cerca, porque, aunque pueda parecer que ya está todo dicho y hecho, la entregabilidad es el primer factor que va a determinar el éxito de tus campañas.

La buena reputación que origina la buena entregabilidad está en constante construcción, ¡nunca se tiene para siempre! Por ello, es fundamental estar alerta y tomar medidas correctoras desde las primeras alertas y no esperar a un deterioro de la reputación difícil de recuperar.

Por eso, antes incluso de pensar en la construcción y contenido del email, es fundamental tener en cuenta la presión de marketing en la construcción de tu estrategia y tu plan de comunicación.

Porque el envío de demasiados emails es una de las principales causas de una peor reputación y entregabilidad. La fórmula es sencilla: si envías muchos emails a tus destinatarios, habrá una gran cantidad de emails sin abrir y de bajas, o incluso quejas por spam, que dañarán gravemente tu reputación.

Además de la presión de marketing, existen diferentes reglas a seguir para garantizar que se envíen emails que cumplan con las expectativas de los ISP, y que nunca está de más repasar:

Checklist antes de lanzar tu campaña de marketing

  • Garantizar la reputación de las IP: la puntuación de reputación la calculan los ISP (Proveedor de servicios de Internet) en función de criterios de calidad.
  • Administrar y elegir los nombres de dominio correctos: los DNS (sistemas de nombres de dominio) deben estar registrados con los ISP.
  • Mantén limpia tu base de datos (exclusiones, inactivos, hardbounces, spamtraps y comprobar la calidad de las direcciones que has adquirido, etc.).
  • Proporcionar una fase de aceleración cuando se configura una nueva IP - Enviar volúmenes crecientes de correos electrónicos para "calentar" la IP de acuerdo con las reglas establecidas por los ISP
  • Cumple con las reglas de enrutamiento y controla el ritmo de las campañas y la presión de marketing (¡ni demasiado ni demasiado poco!).
  • En algunos casos, cuando las cantidades son grandes, es preferible enviar emails transaccionales desde una dirección IP diferente a los emails de marketing para que no se vean afectados en caso de problemas. Si no, puedes optar por utilizar diferentes subdominios.
  • Cuida el contenido y la relevancia de los mensajes.
  • Simplifica los procesos de baja.
  • Evita SpamWords: urgente, gratis, 100% reembolsado, gana dinero, efectivo…

La entregabilidad también se verá afectada por cómo están construidos tus emails.

Checklist antes de validar el envío 

Una vez has preparado muy bien tus mensajes, no olvides comprobar su eficacia siguiendo la evolución de estos 6 indicadores clave:

  • Tasa de apertura: nantidad de emails abiertos en relación con la cantidad de emails enviados. 
    * Prueba si tus emails son atractivos y el engagement del cliente = audiencia bien segmentada
  • Tasa de clics: cantidad de clics en relación con la cantidad de emails abiertos.
    * Prueba de relevancia del contenido.
  • Tasa de rebote: cantidad de emails que no se pudieron entregar en relación con la cantidad de emails enviados y que se dividen entre softbounces (temporales) y hardbounces (definitivos).
    * Prueba la "limpieza" de tu base de datos.
  • La tasa de conversión: número de personas que han realizado la acción buscada en relación con el número de personas impactadas por la campaña.
    * Prueba el éxito de la campaña. Con este parámetro podemos examinar si acertamos con a quién enviamos el email (targeting), cuándo (tiempo y presión comercial) y qué (relevancia de la oferta y calidad del contenido).
  • Tasa de bajas: Número de bajas en relación con el número de emails enviados.
    * Permite comprobar la relevancia del contenido y una buena gestión de la presión comercial.
  • Tasa de reenvío y y tasa de quejas: utilizadas por los ISPs para determinar si un email debe tratarse como correo no deseado o no.

Y si realmente quieres saber más sobre la entregabilidad, descubre nuestra experiencia